8.8.11

La vecina de enfrente

The neighbour across the street



¿Por qué será que nos atrae tanto la vida de nuestros vecinos? El problema son el tamaño de las calles. No son ni suficiente anchas para tener tu privacidad ni lo suficiente estrechas como para poder meter la nariz en la cazuela de la vecina para confirmar si cocina bacalao al pil-pil o en pipirrana.

A mi me tiene intrigada la vecina de enfrente a la izquierda. En invierno, cuando empieza a oscurecer y se van apagando los colores de la fachada al mismo tiempo que se apaga el cielo, cada tarde a la misma hora se enciende una lámpara flexo al otro lado y se la ve trabajando encorvada en una esquinita del comedor. La luz densa por debajo de sus ojos, sólo enfoca sus manos juntitas y aún así, no consigo entrever que elabora tan minuciosamente.

Con mi hermana hemos elaborado algunas teorías: puede que trabaje desde casa poniendo capuchones en los bolis, o igual algo más emocionante como poner chips dentro de bolis para espías o agentes de la CIA, o sería irónico si en realidad lo que hace es reproducir en miniatura la vida de sus vecinos de enfrente, entre ellos yo mirándola disimuladamente mientras tiendo la ropa...no sé, podría comprarme unos prismáticos y resolver el misterio pero creo que prefiero mantener la intriga e imaginarme cada día algo nuevo, como por ejemplo hoy se me ocurrió que igual se dedica a poner los puntos sobre las íes...

3 comentarios:

  1. M'agrada molt el dibuix! M'alegro de que t'hagis animat a penjar coses al blog!
    Sobre la teva veïna, recolzo la teoria dels chips als bolis bic.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
  2. ei m'encanta! i el text es deliciós!

    ResponderEliminar
  3. Guapos dibujos Montse! Gracias por compartirlos e invitarme a este blog!
    Besos!

    ResponderEliminar